fbpx

COVID-19: Recomendaciones de prevención en la vida laboral.

COVID-19: Recomendaciones de prevención en la vida laboral.

Finalizando el año 2019, comenzó a recorrer el mundo la noticia de una sospechosa epidemia cuyo origen sería en la ciudad de Wuhan (China). El principal síntoma que cientos de personas comenzaron a manifestar fue una fuerte neumonía provocada por un coronavirus de origen desconocido.

Fue hasta el 11 de marzo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) catalogaría al coronavirus originado en Wuhan (COVID-19) como una pandemia. La llegada del virus a Chile fue registrada el 3 de marzo, y hasta la fecha siguen en aumento los casos de contagio, declarando haber entrado en la FASE 4 de viralización de esta enfermedad, por tal motivo se han realizado ajustes y recomendaciones para contener la masificación de contagios.

Se han adoptado medidas excepcionales como la suspensión de la actividad educativa y el teletrabajo, y ante esta situación, muchas empresas y organizaciones se cuestionan cómo se debe proceder para prevenir la enfermedad y qué medidas tomar en caso de que algún trabajador contraiga el virus.

Prevención de Riesgos Laborales

Teniendo en cuenta las precauciones señaladas por el Ministerio de Salud para la protección de trabajadores con riesgo de exposición al COVID-19, hay que partir de las premisas esenciales:

  1. El COVID-19 (coronavirus) es un virus desconocido anteriormente en la patología humana.
  2. Las medidas de aislamiento constituyen la primera barrera de protección tanto en la persona trabajadora afectada como en las restantes susceptibles de contacto con el paciente (según los casos de estudios previos).

Por ello, Las empresas pueden adoptar medidas organizativas o preventivas que, de manera temporal, eviten situaciones de contacto social, sin necesidad de paralizar la actividad. Una de las medidas más recomendadas es el teletrabajo o trabajo remoto.

Trabajo Remoto como principal medida

El teletrabajo puede ser una de las iniciativas más útiles en estos tiempos de contingencia, por un lado, reduce exponencialmente el riesgo de contagio al permanecer los empleados en su domicilio particular. Por otro, las empresas evitan suspender por completo sus actividades, lo que podría tener un impacto positivo en la economía y sustentabilidad de la organización.

Así mismo, el trabajo remoto es una medida de flexibilidad horaria muy bien valorada por los profesionales según varias encuestas realizadas y que aseguraban que los trabajadores dependientes desearían realizar la totalidad o parte de su jornada laboral a domicilio.

Esta medida de igual manera debe ser ejecutada de manera controlada, a fin de que no sea un factor de baja productividad ni rentabilidad para las empresas, por ello se debe un control de horario e implementar un sistema de fichaje digital.

Con estos sistemas los flujos de solicitudes de tareas y otros trámites pueden aprobarse rápidamente, permitiendo un seguimiento del teletrabajo casi en tiempo real por parte de los responsables de los equipos. Además, la empresa puede obtener informes de incumplimientos en el horario con validez jurídica para tomar las decisiones oportunas.

Medidas preventivas en caso de no poder realizar teletrabajo

No todas las empresas tienen la opción de desarrollar parte de su actividad a través del teletrabajo, esto se evidencia más en los empleos operativos, distribución y transporte. Cuando no existe la posibilidad de realizar las tareas fuera de las instalaciones de la empresa, esta debe extremar las precauciones.

Si la empresa constata un riesgo grave de contagio, pero todavía no se encuentra en una fase que le obligue a suspender su actividad, puede adoptar medidas cautelares como la instalación de geles de desinfección de manos en diferentes puntos de las instalaciones o la reubicación de los empleados más expuestos por pertenecer a un colectivo de riesgo (patologías previas, mayores de 60 años, etc)

También, mientras no sea estrictamente necesario es recomendable evitar cualquier desplazamiento de los trabajadores a otras zonas o localidades, especialmente a los sitios de riesgo por mayor contagio, de ser posible cancelar los viajes de empresa programados hasta que la pandemia se encuentre más controlada.

Procedimiento para posible caso sospechoso

Si un trabajador presenta alguno de los síntomas (fiebre, tos o dificultad respiratoria), se recomienda tomar las medidas de prevención generales y en la medida de lo posible solicitar el uso de una mascarilla, posteriormente, deberá acudir al centro asistencial más cercano, dando aviso previamente de su llegada.

Si se confirmara su contagio con COVID-19, el trabajador deberá comunicarlo a su jefatura directa. La empresa deberá identificar a los compañeros de trabajo que hayan estado en contacto directo con el contagiado y promover el monitoreo de sus síntomas (principalmente fiebre) por un periodo de 14 días, con expresa indicación de concurrir a un centro asistencial si aparecen síntomas, de ser posible dejarlos realizar trabajo remoto hasta que se confirme su estatus de salud. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *